Bobby y Brenda Height: ¡Campeones de por vida!

Bobby Height Sr. y su esposa Brenda, sirven como voluntarios en LifeShare Of The Carolinas y en Embajadores del DMV de Donate Life North Carolina. Ninguno de ellos esperó estar involucrado en la donación de órganos y trasplantes hasta que su mundo cambió en 2003.    

Soy Bobby Height, Sr. nacido en 1944. Siempre he sido una persona saludable y atlética. En la escuela secundaria y universidad, jugué y me destaqué en baloncesto y beisbol. Después de la universidad, fui reclutado por los New York Yankees para jugar beisbol como jardinero. Mi carrera terminó después de una lesión de rodilla. Luego me convertí en maestro de salud y educación física en una escuela secundaria y trabaje como entrenador de baloncesto, beisbol y futbol americano. Aun gozando de buena salud, jugué distintos niveles de softball de lanzamiento lento y fui admitido en el Salón de la Fama del Softball de la ASA en 1993. 

A pesar de las cirugías de cadera y rodilla, era considerado una persona saludable. Una mañana en 2003, tuve mareos y me desmayé. Fui llevado al hospital donde luego fui diagnosticado con cardiomiopatía, lo cual es simplemente un corazón enfermo. Por cinco años, fui tratado por varios doctores por asma aguda y dormí con una máquina para tratar la apnea del sueño. Repentinamente, en 2007, me sentí extremadamente fatigado y sufría de falta de aire.  Poco sabía que mi cuerpo me estaba matando desde adentro. En el trascurso de un mes, mi “asesino” fue diagnosticado como amiloidosis, una enfermedad muy rara, fatal y poco conocida causada por depósitos insolubles de fibrillas proteínicas de amiloidea que había atacado mi corazón. Necesitaba un trasplante de corazón.

Mientras esperaba a manos de Dios por un nuevo corazón, utilicé un chaleco desfibrilador y estaba conectado a una bomba la cual liberaba los medicamentos de forma intravenosa. Me debilitaba día a día. Durante este tiempo, ¡había aproximadamente 2.000 candidatos a nivel nacional esperando un corazón!      

El 22 de octubre de 2007, recibí “la llamada” informándome que había un corazón disponible que coincidía. Ahora vivo una vida normal y saludable. Ya no sufro de asma ni apnea del sueño. Estoy vivo hoy por que alguien dijo “SI” al generoso regalo de donar vida para que yo pueda tener una segunda oportunidad de cumplir el propósito de mi vida. Considero que las cosas ocurren por una razón y aunque no puedas encontrar la respuesta inmediatamente algún día lo harás. Hoy, hago la diferencia en las vidas de las personas. Por mí y por mi historia, las personas toman la decisión de convertirse en donantes de órganos.   

Más de 3.500 personas están esperando trasplantes en Carolina del Norte. Mi más grande deseo es que usted también “dé el regalo de la vida” uniéndose al registro de donantes de DonateLifeNC.org o del DMV.  Usted puede salvar ocho vidas a través de la donación de órganos y mejorar más de 50 vidas por medio de la donación de tejidos. Tienes el poder de DONAR VIDA…. ¡COMPARTELA! 

Bobby y Brenda Height participaron en más de 80 eventos comunitarios en la región de Charlotte-Metro desde el 2008. Ambos recibieron el Galardón Chrysalis de LifeShare Of The Carolinas en 2010 por haber sido canales para ayudar a LifeShare a alcanzar su misión de cuarenta años de proporcionar servicios de recuperación de órganos, ojos y tejidos.